martes, 30 de septiembre de 2014

Cataluña, el derecho a decidir

Hay falacias que es necesario desmontar a la hora de hablar del legítimo derecho a decidir de cada pueblo. Falacias que sustenta tanto el gobierno de la nación como muchos de los partidos políticos nacionales, además de tertulianos de derechas y de la falsa izquierda, de esa progresía que tanto daño ha hecho a esta sociedad.

No ha habido voluntad del gobierno central por buscar una solución negociada al conflicto. Se ha criticado, denunciado, vilipendiado el nacionalismo catalán… desde posiciones claramente nacionalistas españolas. Y nadie olvide que el peor de los nacionalismos que ha dado esta tierra es el español, culpable, entre otras cosas, de la guerra civil española y la posterior dictadura.

Cataluña quiere votar. Se le niega. Los catalanes quieren decidir si son independientes o permanecen con España. Se les niega. Además, se les quiere amedrentar anunciándoles tragedias económicas, crisis sociales y ninguneo en Europa. Como si a los pueblos solo les moviera el interés monetario, y no la identidad y las tradiciones.

¿Qué miedo hay a un referéndum en Cataluña? Si tan españoles se sienten, no debería haber ese pánico a la consulta. Y si sale un sí rotundo a la autodeterminación… que se asuma, que en la democracia es el pueblo el que decide.

Pero ¡ojo! Quien ha de decidir es el pueblo catalán. Que esa es la otra falacia de los nacionalistas españoles, que piden que, si hay referéndum, ha de votarlo todo el pueblo español. Los mismos de los recortes, de las promesas incumplidas, de los fraudes en los programas electorales, de la corrupción… Los mismos anti demócratas que todavía no han juzgado los crímenes del franquismo se erigen ahora en líderes de la democracia y de la sacrosanta constitución.

La solución, porque la hay, es un estado federal. Una república federal ibérica, con una constitución consensuada y, esta vez sí, votada por todos los ciudadanos de esta tierra. Solo así se impedirá una ruptura anunciada y, desgraciadamente, irremediable, tanto por la estupidez del gobierno central como por su incapacidad de asumir compromisos consensuados con todos.

viernes, 26 de septiembre de 2014

Yihaidistas y Cruzados

Han pasado casi mil años, y seguimos en tiempos de cruzadas y de yihad o guerra santa. Occidente contra Oriente por la hegemonía en el mundo.

Ahora Obama se erige en el papa Urbano II, o en Gregorio VII, y sus adláteres son los reyes de Inglaterra, Francia, Alemania… Y el enemigo, los sarracenos del estado islámico, que avanzan, paradojas de la historia, por los mismos caminos que lo hicieron sus antecesores del siglo X.

Sigue siendo una guerra de religión, pero ahora los móviles de esa religión son económicos y geoestratégicos; petróleo, gas, control de las comunicaciones marítimas y terrestres.

Los unos llaman a los otros invasores, los otros denominan a los unos terroristas, pero sigue siendo el mismo mensaje que se lanzaba por parte de los líderes medievales.

Nadie ha de engañarse. No solo es una guerra en toda la regla, con bombas, fusiles, blindados y muertos. También es una batalla propagandística donde los unos son los buenos y los otros son los malos. Y en todas las guerras, y en todas las campañas propagandísticas, la verdad es la primera víctima.

No, Obama y occidente no son los liberadores, sino los cruzados ávidos de botín y rapiña. Y tampoco el estado islámico es la panacea para la liberación de los pueblos árabes, porque no se puede libertar bajo amenaza y terror.

Esta guerra la ganarán los de siempre: aquellos que fabrican las armas.

viernes, 19 de septiembre de 2014

Cogeré el martillo



Cogeré el martillo y pondré un clavo en la pared. Y sobre la pared un cuadro. Y en el cuadro una fotografía. Y la fotografía será el fantasma de una imagen. Y la imagen es la mía. Soy yo, con un martillo y un clavo, dispuesto a poner un cuadro sobre la pared.
Recorro el camino. La bifurcación. Una serpiente me saca su lengua. El sol, detrás de mí, alarga mi sombra que vacila indecisa. Un pie señala izquierda, otro, derecha. Mi pelvis se mueve al ritmo del viento. La serpiente, tras rodear mis dos piernas con un abrazo de amante desazonada, sigue su camino, único, mientras con su lengua olisquea el caliente aire. Cierro los ojos y comienzo a andar. Da igual: el horizonte es el mismo.
Subí las escaleras. Diez, cien, diez mil escalones. Guerreros vencidos por mi constante esfuerzo. Sudé. Un río de agua salada bajó por las escaleras. Diez mil cascadas formaron un torrente de necesidades. Subí, subí, subí. Al llegar arriba me encontré en el sótano de la vida.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Fantasmas



Hay quien está muerto, y no lo sabe. Como árboles muertos y que aún permanecen en pie, sombras de vida. ¿No los veis? ¡Mirad despacio, a vuestro alrededor! ¡Observad las luces de los ojos que os observan! Los silencios son más delatores que las palabras o los hechos. Demasiados fallecidos pasean por las calles...
¿Por qué caen las hojas si no es otoño? Fluye el río, pero nadie escucha. Entre los árboles, el aire toca instrumentos de madera, pero nadie los oye. Quizá, alguna pareja, aún enamorada, se percate de ello o, quizá también, un pequeño deje la pelota a un lado y se ponga a sentir... ¿Por qué caen las hojas si ya no es otoño, si nunca ha sido otoño?
Los fantasmas han invadido las ciudades, y no sé dónde esconder mi sombra...

sábado, 6 de septiembre de 2014

Los nuevos persas

Se reunieron los matones, como nuevos persas, allá en mitad del páramo del Imperio. Los Jerjes, Cambises y Daríos, rodeados de sus gerifaltes repletos de medallas, de banderas con historia llena de sangre, y de medios de comunicación acríticos y sostenedores del sistema, traman sus nuevas campañas de conquista.

Cierto que ya no las llaman así. ¡Faltaría más! Ellos llaman “libertad” al dominio sobre otros pueblos, “democracia” al gobierno de los suyos, “economía libre” al oligopolio de unos pocos que se enriquecen saqueando países enteros.

¿Qué pueden decir los persas sobre democracia? ¿Acaso Obama no recuerda las invasiones de la isla de Granada, Panamá, Irak, Vietnam, y un largo etcétera? ¿Acaso Cameron y Hollande han olvidado el pasado colonial de sus países? ¿Sabe Merkel de los campos de exterminio y las chimeneas echando humo? ¿Es Rajoy consciente de los crímenes coloniales de su país en el denominado Nuevo Mundo? ¿Estos son los salvadores de la paz mundial?

Rusia es el enemigo, por supuesto. Y también Venezuela, y Corea del Norte, y China, y cualquier país que ponga en tela de juicio el poder económico-militar de EE.UU. y Europa Occidental.

Cualquiera, medianamente informado, o con un poco de juicio, no creerá el hatajo de mentiras con las que los grandes medios nos bombardean diaria e impunemente, como drones de la información, mucho más terribles que una bomba o un disparo en la sien.

Los nuevos persas caerán. Quizá en unas nuevas Termópilas, o en una llanura de Maratón. Pero ellos aún no lo saben, tan ensoberbecidos están. ¿Acaso no dicen en sus himnos que Dios está con ellos, o que sus países están por encima del resto?